Sabela y Javi: La vida es tremendamente bella.

Describir una boda como la vivida con Sabela y Javi es tremendamente difícil, abrumador, porque siento que me quedo corta en palabras. Trabajar tras la cámara cuando eres una persona que siente las cosas tan intensamente como yo puede resultar tan complicado y a la vez tan sencillo, que cuando terminas tu trabajo y te sientas en el coche sientes cómo un bajón de adrenalina se apodera de tí de forma inmediata. Me explico: sentí tanto esta boda, que fue muy sencillo motivar mi ojo fotográfico, y hacer cada foto con una carga de cariño y emoción muy considerable para mi pequeña estatura. Y, a la vez, fue tan difícil controlar ese nudo en la garganta y esa lagrimilla peleona de pura emoción, que mi lucha contra ello me dejó baldada, más agotada que el puñao de horas de trabajo.
Ellos dos, tan sencillos, tan cariñosos. Esa panda de amigos locos y fantásticos, esa familia preciosa y emocionada. Esa banda sonora y esas voces increíbles que sonaron en diferentes momentos. Ese lugar, ese entorno, esa decoración. Absolutamente todo fue perfecto, armónico, lleno de luz. No puedo más que agradecer el haber podido ser partícipe de ese gran día, que fue como un cuento de hadas. De principio a fín…
FOTOGRAFÍA FOTO FOTÓGRAFO BODA ASTURIAS ALBACETE PALACIO CUTRE NOVIA NOVIO FIESTA CEREMONIA CUENTO MADRE BANQUETE SESIÓN BESOS

Cuando llegas por primera vez a un lugar como el Palacio de Cutre con tu equipo a cuestas y miras a tu alrededor, sólo puedes pensar algo así como “Dios mío, estoy sufriendo el síndrome de Stendhal y no puedo hacer nada por evitarlo”. En resumen, vamos. Si a eso le añades el candor de Sabela y la afabilidad de Javi, la cosa se pone más interesante aún. Si mientras haces fotos a una novia, que más que novia parece una princesa, suena de fondo “La Vida es bella”, o la voz de una mujer que se cuela por la ventana cantando “Barcarolle”, el corazón puede empezar a reir de contento y a enviar señales imparables al dedo que dispara la cámara. Vamos, que no hay vuelta atrás. Que estás irremediablemente perdida y que necesitas capturar esa belleza en tarjetas de memoria cuanto antes, y no puedes prestar atención a nada más.
Podría pasarme horas hablando de esta boda, pero lo mejor es que lo veais vosotros mismos. Eso sí, antes quisiera dar las gracias a Nuria y a Aitor por esa sorpresa en medio del banquete que tanto me hizo reír y a Tony por esa pedazo de voz y ese arte que tiene y que demostró cantando “Mi niña Lola” a media tarde. Tenéis más información acerca de esa pedazo de voz si pinchais aquí. Las gracias también a esa gente tan maja que pude conocer, a esos amigos estupendos, y a la gerencia y trabajadores del Palacio de Cutre por la atención y por haberme puesto las cosas tan fáciles. Sin más, que disfrutéis con mis visiones y feliz Lunes a todos!!! =)

Share Button

2 pensamientos en “Sabela y Javi: La vida es tremendamente bella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>